About | Follow

Fugitiva

Publicado el 4 de enero de 2008 |
0 comentarios
recuenco.jpg
.

Supo que tenía que huir cuando aquel tímido dedo, cuyo mayor atrevimiento había sido tocarle tiernamente la nariz, consiguió remover su corazón como no lo había hecho ni el más apasionado de los besos de su marido.

Fotografía de Eugenio Recuenco

Deja un comentario